Hellgate London: 2038


En el año 2038, los humanos se han vuelto demasiado dependientes de su propia tecnología; los demonios estuvieron ahí siempre aguardando, esperando el momento propicio para atacar. Y cuando finalmente lo hicieron, poca resistencia encontraron. Sin una cabeza visible de la serpiente, sin ningún cuartel general que atacar, los humanos sucumbieron indefensos ante la ofensiva demoníaca. Sólo unos pocos que se habían refugiado en las tradiciones arcaicas sobrevivían utilizando la magia y las armas que ellos mismos habían forjado, sera la mas cruel de las guerras y por el mas puro objetivo: La salvación de la humanidad.

Hay géneros cuyo planteamiento parece tan simple que choca ver el éxito que cosechan entre el público. Sin embargo, la mayoría de los grandes éxitos del mundo del videojuego han basado su triunfo precisamente en la sencillez de su planteamiento.

Ese es el origen de "Diablo", el alumno aventajado del viejo Gauntlet, un juego que consistía en llegar a una zona, exterminar todo bicho viviente, ganar experiencia y subir nuestras habilidades para así poder exterminar a bichos de mayor nivel: los "hack and slash" (mata-mata) al poder.

Con la garantía de que detrás de Hellgate: London están los mismos desarrolladores originales de Diablo, pronto nos llegará esta versión revisada de los llamados juegos de acción y rol. En este caso, Flagship Studios ha querido dotar a su futuro título de una historia contundente que implique al jugador un poco más allá de lo que la mayoría de imitadores de Diablo ofrecen en el mercado, para que nos sintamos que el hecho de escoger una clase u otra afecte decididamente a cómo afrontaremos los encuentros en el futuro.

Como todo buen hack and slash, Hellgate: London ofrecerá varias clases a los jugadores para que así se enfrenten a las huestes del infierno. Hasta el momento se han revelado dos de ellas: los Templar, caballeros que se llevan preparando para este momento desde los años oscuros, y los Cabalist, capaces de manipular la energía arcana en su favor y usarla de las maneras más variopintas contra los propios demonios.

Cada clase podrá avanzar en su propio árbol de habilidades, que en principio serán tres (como ya ocurría en Diablo) y permitirán especializar a nuestro luchador en distintas artes. Por ejemplo, en el caso del Templar (que sería el equivalente al paladín de toda la vida) existen los caminos del asalto para aumentar el daño, las habilidades que aumentan su potencial durante un corto espacio de tiempo o las técnicas pasivas que estando siempre activas proporcionan ciertas ventajas tanto al portador como a sus compañeros.

Los Cabalist serían los nigromantes del mundo moderno, vistos como una mezcla de los aparecidos en Diablo junto con los de Champions of Norrath. Tendrán la capacidad de invocar esbirros infernales y enviarlos contra los de su propia especie, apostar por el camino de la evocación, desviando ingentes cantidades de energía surgida de la nada y causando terribles cantidades de daño al enemigo; el camino más peligroso para el cabalist, sin embargo, consiste en transformar su forma para irla convirtiendo poco a poco en demonio, mutando partes de su cuerpo en las del enemigo y utilizando sus habilidades.

System Requirements :
Windows XP or Windows Vista
1.8 GHz(XP) or 2.4 GHz(Vista) Processor
1GB RAM(XP) or 2GB RAM(Vista)
NVIDIA GeForce 6200/ATI Radeon 9000 chipset or greater
6GB Free Hard Drive space
DirectX 9.0c compatible sound

1 comentario:

Jorge dijo...

este juego es muy similar al lineage 2, pero con estilo diablo, eso es lo que mas me a gustado de este juego, ademas podes perfacionar las armas y armaduras del jugador, algunos de los demonios son inmensos a comparacion del personaje, eso es lo otro que me gusta de este juego, yo les recomiendo que lo prueben esta imprecionante.